x

Cuidados

Fabricamos todas nuestras piezas en España y artesanalmente, lo que implica que ninguna joya será igual a otra y la hará única.  Muchas de nuestras piezas tienen textura y marteleado, lo cual forma parte indispensable del diseño.

Unicamente trabajamos con oro de 18K, plata de ley y baño de oro 18K, por lo que con un buen cuidado, las joyas de rígido. pueden durarte toda la vida en perfectas condiciones.

Recomendamos evitar la utilización de productos químicos tales como perfumes y lociones cerca de las joyas. 

Guarda tus joyas en un lugar seguro y seco, a poder ser en su caja original. 

 

Plata:

La plata puede mostrar una pátina con el tiempo.

El oscurecimiento de la plata es un proceso natural. El color ennegrecido de este metal nos indica, precisamente, que se trata de Plata de Ley 925. 

Existen varios factores que pueden favorecer esta reacción:
-La plata no se oscurece por “oxidación” (dado que es un metal noble y no puede oxidarse), sino que adquiere ese tono por “sulfuración”, al ponerse en contacto con el azufre presente en el aire.
-Químicos (geles, champús, colonias)
-Ph de la piel: Si este tiende a ser ácido habrá más posibilidades de que la plata se ponga negra, esto explica por qué depende de la persona portadora que esto ocurra o no.

Al tratarse de Plata de Ley 925 puede limpiarse y volver a brillar, aquí te explicamos como: 

Limpiando la pieza de plata frecuentemente evita que el metal se oscurezca. Frota cuidadosamente usando agua tibia y jabón o detergente sin fosfatos y enjuaga.
Si ya ha aparecido esa pátina, se puede usar agua tibia con pasta dental o bicarbonato. Puede frotarse la joya con la mano o con un cepillo dental suave. También existen paños en el mercado con micro-abrasivos para pulir y lustrar la plata.  
 

Para una limpieza más profunda consultamos en care@rigido.es 

 

Oro: 

En el caso del oro, utiliza siempre productos específicos para su cuidado.

 

Baño de oro 18 K:

Es un tratamiento superficial aplicado a la plata de ley, por lo que es necesario tener una prudencia especial ya que son piezas más delicadas que con un mal cuidado se pueden dañar y con el tiempo se perderán ese baño de oro 18k, quedando a la vista la plata de ley.

Retirar y guardar las piezas antes del ejercicio, bañarse, nadar o dormir. Utilizar únicamente agua y jabón para limpiarlas y secarlas escrupulosamente.

Rígido. cuenta con una garantía de 2 años para todas sus joyas, por lo que las reparaciones causadas por daños referentes al uso, serán subsanadas de manera gratuita durante el periodo de vigencia de la garantía.

 

Una vez superado ese tiempo consultar tarifas de reparaciones y limpiezas a care@rigido.es